jueves, 23 de junio de 2011

Invitación al vértigo

I spent my vacation practicing immobility.
Sitting in a chair puts you into a void.
A device for thinking about writing. Three months later I'd
built up enough vertigo to justify a breath of air. (I got up).
-Marcel Broodthaers



Me eres urgente, hijo de Thánatos. El hastío del bienestar te reclama, te invoca mi cuerpo como a un mal impostergable. Mi piel se dispone a alojarte: dejo surgir en mí la fiereza, un cierto afán eléctrico. Una voluntad como de anguila mantiene vigilantes todos mis ojos, todas mis manos, todas mis lenguas, y espero.

Te espero. Una pausa,
luego tu sobresalto y mi derrumbe, tu esplendor y mi quebranto.

(Me besas; siento en mi cuerpo la muerte continua de todas las cosas. Tu aliento en mi espalda despierta en mi carne la certeza de la soledad, casi tan grande y hermosa como la de la finitud. Me miras y adivino el horror inconfesable que yace bajo cualquier pretendida verdad. Me acercas a ti; yo dejo que las grietas y las dudas y la inconsistencia surquen mi cuerpo y disipen mi calma.)

Quedan sólo mi ausencia y tu gobierno, tu golpe de lucidez fulminante, de goce maléfico. Te dejo inundarme de altura, de abismos, de sogas al cuello;

ocúpame, gigante, quebrántame con tu tierna agonía, que mi ánimo ansía tu tacto atroz.

1 comentario:

  1. No sé por qué, pero esto me recordó a la película de "The Fountain".

    ResponderEliminar