viernes, 23 de marzo de 2007



Todos los días paso enfrente de un zaguán donde hay un rottweiler que me da miedo. A los perros del zaguán anterior todos los días les digo hola perros, buenas noches perros, y no me ladran, son decentes... pero este es un perro malvado y antisocial que además ladra desafinado y me espanta y me he torcido los pies no sé cuántas veces por su culpa, y siempre me quedo con las ganas de gritarle algo o por lo menos de ladrarle, pero me da miedo... Hoy lo ví en la esquinita de la reja y sin pensarlo le ladré antes de que él me ladrara... no quiero saber lo que pensó de mí su dueño, que iba saliendo de su casa...

7 comentarios:

  1. Pues le hubieras ladrado a él también! Y si te decía algo, una buena mordida nunca está de mas.

    Este... no me temas...

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja, es mejor escuchar esa anecdota en persona, ademas saber todo el trasfondo de tantas veces que me habias contado lo mucho que te espantaba ese perro, y verte temerosa al pasar por aquella puerta.

    ResponderEliminar
  3. jajaja, esto me hizo reír mucho...pero como dice lalo, sería mejor haber escuchado esa anécdota en persona.
    No me conoces, me llamo Luis y llegué aquí por el blog de Ethel, y tienes razón en tu comentario, comentar es peligroso, los links nunca terminan y son muy tentadores, mírame a mi, en fin, si tengo suerte ya habrás leído algo de mi.

    ResponderEliminar
  4. O_O lo borraste...

    bueno... parece ser que no tienes prisa.

    ResponderEliminar
  5. ¿Resultó? ¿Sirvió de algo ladrarle a ese malvadísimo Rottweiler?

    ResponderEliminar
  6. El malvadísimo Rottweilerabril 11, 2007 3:27 p. m.

    Sí, me asustó.

    ResponderEliminar